Ensayos

El 16 de Octubre de 2016 marca el inicio de los ensayos de Vidas de Fuego.

Así comenzamos, con una lectura dramatizada de todo el guión y con la primera escucha de todas las canciones. Fue un momento muy emocionante, con los pelos de punta y la mente llena de imágenes de lo que podía llegar ser.

El primer año ha sido de aprendizaje, con ejercicios de interpretación y formación de los personajes. También hemos aprendido a bailar en grupo, incluso algunos a bailar desde cero. Y también ha sido un año de montaje, de ir creando las sensaciones que queremos transmitir en cada escena, de crear un mundo que pasó de nuestra mente a nuestro cuerpo.

Estos años hemos pasado por cuatro locales de ensayo para poder cubrir nuestras necesidades. Queremos agradecer al ayuntamiento de Ontígola y a Telón Aparte por cedernos su local de ensayo, al Centro de Optometría San Francisco por dejarnos su garaje para que nuestra banda ensayase y a Basida por prepararnos con todo su amor un local donde poder montar nuestros escenarios para poder ensayar con ellos.

Durante el curso 2017-2018 han sido los ensayos más duros, todos los equipos juntos puestos en marcha y tejiendo como una red. Todo para poder llegar a hacer la obra completa en el mes de mayo,  objetivo cumplido.

Cada uno pone su granito de arena y Aroa Guarde, Marta Coronado, Nerea Guarde nos cuidan muy bien, sobre todo nos alimentan muy bien en cada ensayo.

Nuestra bautizo de fuego fue el II Certamen Miguel Magone organizado por el colegio Salesianos Loyola de Aranjuez. Marina Torres nos invitó a participar y allí que fuimos a probar nuestras canciones con público por primera vez.

La segunda prueba de fuego fue en el Aniversario de Basida Manzanares (Ciudad Real), en formato concierto. Las canciones empezaban a rodar y llegaron al público de una manera muy emocionante.

Durante dos años hemos estado ensayando en La Nave (local de ensayo en Basida)  hasta Enero de 2019. Ese mes emprendimos nuestro viaje al teatro municipal de Ontígola y tras un montaje de 20 horas seguidas pudimos sacar un preestreno con público al día siguiente. Las impresas impresiones fueron muy buenas y llenos de fallos nos fuimos a casa a reposar. En 6 días teníamos el estreno.

Y rápidamente llego el día. Durante tres fines de semana completos pudimos colgar el cartel de “SOLD OUT”. Nos llenamos de fuego e hicimos que el teatro ardiera. Este proyecto no se nos va a olvidar jamás.